Tengo atado todo, a mi piel mojada.




miércoles

Entre olas e imágenes: CINEMAZUL


 
Entre olas e imágenes: CINEMAZUL
Festival de Apreciación Cinematográfica Las Tunas, 2010

Por: Galia Luz Tamayo Rodríguez

Cinemazul invita a pintar sueños sobre la bella bahía de Puerto Padre, a cabalgar las olas inquietas de Guayabal y a cantar sobre el Atlántico manatiense. Es el cine que seduce y estremece entre risas y llantos, pero que se corona de profunda reflexión por parte de cineclubistas y amantes del séptimo arte. El gran Premio Ola, de suave e intenso embate, acarició a Wilma Mariño Parra, de la azulina ciudad al norte del territorio tunero, quien defendió La Muerte de un burócrata.

Su decimoséptima edición, fue celebrada desde el 26 al 29 de mayo, como homenaje a la vida y obra de Tomás Gutiérrez Alea, nuestro Titón, ese que recordamos por sus múltiples realizaciones, pero sobre todo por su clásico Memorias del subdesarrollo  en la que mostraría su poético temple cinematográfico para todos los tiempos.

El programa abordó la promoción del cine debate, la crítica y la investigación cinematográfica de carácter competitivo. Una de las sesiones de trabajo incluyó además,  la presentación de publicaciones, conferencias especializadas y el debate abierto a todos los públicos, en el que participaron los videos clubes juveniles, salas de televisión, asociación de discapacitados, casas de familia, centros educacionales, instituciones culturales, diversas comunidades y con especial interés los jóvenes universitarios.

La actriz Mirta Ibarra, compañera sentimental de Titón, abrió oficialmente la cita con la presentación especial de su realización Titón: De La Habana a Guantanamera, impresionante recorrido a través de los testimonios del propio director, familiares y colegas.
Se inauguró  la Sala Tomás Gutiérrez Alea, única de su tipo en Iberoamérica. El local abrió ceremoniosamente sus puertas con la proyección del documental de El arte del tabaco/1974/Titón.

El certamen estuvo coauspiciado por la AHS (Asociación Hermanos Saíz), la UNEAC (Unión de Escritores y Artistas de Cuba), el Centro de Casas de Cultura y el Grupo de Comunicación de la Dirección Provincial de Cultura.

Una gran fiesta para el espíritu fue este espacio con las producciones de Titón. Para muchos un encuentro con la nostalgia, para otros la confirmación de que, como reza una clásica canción, “recordar es volver a vivir” y para no abandonar la relación de la cancionística con el cine, algunos pensarán en “lo que pudo haber sido y no fue”.



 

 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada