Tengo atado todo, a mi piel mojada.




viernes

DE LA CANTORA DEL AGUA A LA DUEÑA DEL EROTISMO: VEINTE AÑOS ENTRE DULCE MARÍA Y CARILDA


En el presente trabajo se logra un acercamiento a la lírica cubana, a través de dos poetizas que aunque musas de caminos diferentes, tienen singulares puntos de contacto: la cantora del agua Dulce María Loynaz y la dueña del erotismo Carilda Oliver Labra. La magia del tiempo determinó que entre el nacimiento de ambas escritoras pasaran exactamente 20 años, recordando una clásica canción algunos pensarán “que veinte años no es nada”. En ellas está el misterio de la poesía cubana y universal.

Dulce María y Carilda, se conocieron a inicios de los años cincuenta, así lo rememora en una entrevista la Oliver a la revista Opus Habana: “Me relacioné con Gabriela Mistral cuando Dulce María Loynaz nos invitó a varias poetisas jóvenes para que nos conociera la ilustre Premio Nobel. Sucedió en el primer lustro de la década de los años cincuenta” y luego afirma: “Tuve más relación con Dulce María, quien –incluso- me hizo el honor de asistir a mi Tertulia en Matanzas. Era justiciera, audaz, valerosa, culta, original, con ingenio, delicada, terrible... “

Un análisis de nuestra historia literaria demuestra una larga tradición poética en voz de mujer. Las más prominentes creadoras cubanas lo han sido en este campo: Gertrudis Gómez de Avellaneda, Luisa Pérez de Zambrana, Julia Pérez de Montes de Oca, Juana Borrero y se prolonga en Fina García Marruz, Nancy Morejón, Lina de Feria, indudablemente están entre las más descollantes Dulce y Carilda, ejemplos elocuentes de versos desbordantes.

Es innegable que nuestras creadoras han transitado un camino en la búsqueda de una belleza estética superior y con marcados elementos de identidad nacional. En este sentido se unen las poetizas que nos ocupan, cada una con su personal estilo poético.

Dulce María Loynaz nació en La Habana el 10 de diciembre de 1902. Su padre, Enrique Loynaz del Castillo fue general del Ejército Libertador, de cuya pluma brotó la letra del Himno Invasor; la madre, aficionada al canto, la pintura y el piano, combinación que despertó en Dulce María Loynaz un amor desmedido por la poesía.

Carilda Oliver Labra nació el 6 de julio del año 1922, en la ciudad de Matanzas. En la Universidad de La Habana obtiene el título Doctora en Derecho Civil. Además de ejercer su profesión como abogada en su ciudad natal, trabajó también en la biblioteca pública Gener y del Monte, de Matanzas, y fue profesora de dibujo, pintura y escultura.

Se puede prescindir de muchas cosas: del pan, del vestido, de los oropeles…pero no se puede prescindir de la poesía. ¡Definitivamente no! No se puede vivir sin la poesía, porque, ella es la esencia de la vida misma. Es el misterio permanente, la perpetua compañía, el silencio cómplice, la soledad acompañada, la alegría y el dolor.

Ella está ahí para que nadie ose contestar la pregunta de Dulce María: ¿Quién toca el arpa de la lluvia? También estará Carilda junto a todos para contestar, en el centro mismo de su eros: “Un beso, nada más que un beso”.

Cantemos entonces ese himno sereno y revoltoso a la poesía. De ese modo, no dudará nadie que estamos entonando el más bello concierto de la vida. ¡Oh, la poesía!


POEMA L, DE POEMAS SIN NOMBRE
 DULCE MARÍA LOYNAZ

¡Cómo se ha llenado de ti la soledad!
La soledad me huele a ti como si estuvieras dormido en ella,
como si esta soledad mía sólo fuera la almohada en que
pones la cabeza, la sábana que te envuelve, blanca y tibia...
¡Cómo está llena de ti la soledad, cómo te encuentro, y cómo
te amo, y cómo me muero en ti, en ella!


POEMA  "ME DESORDENO, AMOR, ME DESORDENO"
 CARILDA OLIVER LABRA

 Me desordeno, amor, me desordeno
 cuando voy en tu boca, demorada,
 y casi sin por qué, casi por nada,
 te toco con la punta de mi seno.

 Te toco con la punta de mi seno
 y con mi soledad desamparada;
 y acaso sin estar enamorada
 me desordeno, amor, me desordeno;

 y mi suerte de fruta respetada
 arde en tu mano lúbrica y turbada
 como una mal promesa de veneno;

 y aunque quiero besarte arrodillada,
 cuando voy en tu boca, demorada,
 me desordeno, amor, me desordeno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada